suelo radiante en viviendas de hormigón de EVOLUCASA

Durante mi infancia escuché este verso de Góngora cada vez que protestaba, temiendo las burlas de mis compañeros, porque  mi madre me obligaba a salir a la calle más abrigado de lo que yo hubiera deseado.

Esta expresión tan popular solemos emplearla no sólo en el contexto de la temperatura, sino en cualquier otro que implique la decisión de hacer algo ventajoso para nosotros independientemente de las opiniones de los demás, incluso aunque éstas sean jocosas.
Cuando hablamos de las viviendas preindustrializadas de hormigón nos encontramos que, por desconocimiento, la reacción es a veces entre incrédula y burlona, escuchando expresiones muy parecidas a ¿una casa de hormigón? ¡qué feo! ¡y qué frío!

Evidentemente esta reacción es fruto del desconocimiento del altísimo nivel estético y de confort que aporta la construcción inteligente con hormigón de EVOLUCASA.

Sin olvidarnos del breve plazo de construcción y del ahorro energético posterior.

Y ya que estamos hablando de andar calientes, una de las grandes posibilidades de las viviendas preindustrializadas de hormigón de EVOLUCASA es la de incluir como sistema de calefacción/frío un suelo radiante.

Las ventajas de un suelo radiante son numerosas:

  • Una temperatura ambiente más uniforme en toda la casa.
  • Más saludable ya que no produce sequedad del ambiente.
  • Menor consumo energético.
  • Y, aunque parezca una perogrullada, no ocupa espacio.

En EVOLUCASA podemos realizar la instalación de suelo radiante con posibilidad de frío-calor, bien con sistema tradicional de caldera (eléctrica o gas), o con energías renovables (aerotermia o geotermia).
El suelo radiante, combinado con el excelente aislamiento térmico del hormigón, garantiza una temperatura idónea, con un bajo consumo, tanto durante los meses más fríos como durante los más calurosos.

Pues sí, ya hay gente que está disfrutando de una casa de hormigón con suelo radiante de EVOLUCASA. ¿Y sabes qué contestan a sus amigos cuándo estos se muestras escépticos por su decisión?
Contestan: ándeme yo caliente y ríase la gente.