eficiencia energética Evolucasa

Vale, eso está muy bien ¿pero qué hay del ahorro?

Uno de los primeros “shocks” por los que pasamos todos en esta vida es cuando, tras abandonar el hogar paterno, nos toca efectuar el primer pago de las facturas energéticas de nuestra independencia.

Es en ese momento cuando nos viene a la mente la frase requeteaprendida en el colegio de que “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma” e, inmediatamente, llegamos a la conclusión de que efectivamente se transforma en pingües beneficios para las empresas energéticas y en una reducción de nuestro poder adquisitivo. ¡Menuda transformación!

Y en paralelo, también llegamos a la conclusión de lo bien que estábamos en casa de los papis que se hacían cargo de las facturas de luz y gas. Pero eso es otra historia.

El ahorro energético es un punto crítico en la economía de cualquier familia. La luz y el gas son caros. Pero sobre todo, lo caro es derrocharlos por deficiencias constructivas.

Con las viviendas de EVOLUCASA puedes tener la absoluta certeza de que eso no va a suceder. Su sistema de construcción mediante bloques de hormigón preindustrializado garantiza la perfecta integración de los elementos que dan al exterior. Huecos previstos en la construcción como respiraderos, puertas y ventanas, quedan perfectamente adaptadas a los huecos previstos, eliminando las fugas energéticas que suelen ocurrir en la obra tradicional. Lo que hay que sumar al excelente poder de aislamiento térmico y acústico del propio hormigón.

Ahorrar unos euros de energía al mes puede parecer trivial, pero cuando multiplicas los meses, y luego los años, la cifra cobra mucha importancia.

Sirva como dato que una vivienda de EVOLUCASA consigue valores de certificación energética desde la C hasta la A (máximo). La referencia del valor de certificación energética de una vivienda tradicional es el E.
Certificación energética Evolucasa

Si has pensado en construirte una vivienda reflexiona sobre la importancia que desde el primer día tendrá que su eficiencia energética sea la máxima posible. Con el paso de los meses y los años ahorrarás una gran cantidad de dinero.
Y así, cuando eches de menos la casa de tus padres, lo harás únicamente por motivos sentimentales, que es más bonito ¿verdad?